ATIZANDO EL FUEGO SANADOR

El camino de la salud es el camino del Yo al Ser, de la cárcel a la libertad, de la polaridad a la unidad.

Estamos inmersos e impregnados de una trama vital evolutiva que se renueva en forma constante. Nosotros, como humanos, lejos de aprender a fluir en esta consciencia misteriosa, creamos leyes, que, sin querer nos desvincularon de la fuerza, durmieron nuestra capacidad creativa y desvitalizaron nuestro poder personal.

Sin embargo, la mayoría de nosotros, llegamos a un punto en nuestra existencia en que, el mundo con el que estamos familiarizados nos asfixia,  nos incómoda, y sentimos que debemos superarnos a nosotros mismos….no podemos evitar esta evolución.

A pesar que no nos guste,  la enfermedad puede convertirse en un catalizador que nos impulse en nuestro proceso consciencial evolutivo, invitándonos a reconectar con el origen y  a com­prender el profundo sentido dé la vida…donde nos descubrimos  como seres sagra­dos.

Si bien la enfermedad puede ayudarnos a descubrir nuestra esen­cia sagrada, nuestra unión con todo lo que es, no es preciso que enfermemos para entrar en contacto con nuestro espíritu. En mi experiencia  las personas empiezan a comprender la natura­leza sagrada de su ser al experimentar  lo que podemos llamar medi­cina energética.

El propósito de la medicina energética y en especial la BioRecconexion Energetica es tra­tar simultáneamente el cuerpo y el espíritu y, a la vez, encender el Fuego Sanador que reside en lo más profundo del espíritu humano. Este se halla también presente en todos los rincones del planeta como una fuerza mucho más poderosa que nosotros, que nos impulsa a sanarnos a nosotros mismos, nues­tra cultura y nuestro entorno; a convertirnos, en definiti­va, en una especie consciente.

Esta energía al ser habilitada nos llena de vitalidad y de la sensación de ser seres exquisitamente crea­tivos, dotados de  recursos internos po­tentes para sanar enfermedades que, hasta ahora, se con­sideraban incurables y a desafiar la velocidad a la que envejecemos.

En la medida que la persona se adentre en el enfoque aprenderá a

  • Acceder a nuevos y elevados niveles de conciencia y vitalidad a partir de la sensibilización y purificación del  cuerpo, reconociendo su saber innato.
  • Desplegar un  vínculo óptimo personal a través de la aceptación incondicional, empatía, atención y escucha plena.
  • Habilitar la visión Interna, como herramienta fundamental del proceso de concientización.
  • Conocer y entender dinámicas  energéticas-emocionales inconscientes asociadas a creencias inscriptas en la memoria celular y que llevaron a la enfermedad.
  • Reconocer  la forma de administración de nuestra energía en situaciones cotidianas.
  • Identificar los factores emocionales, psicológicos y es­pirituales estresantes y que se corresponden con los síntomas físicos.
  • Recalibrar y Transmutar patrones limitantes en alegría y felicidad, apoderándose de su capacidad Innata a actualizarse.
  • Asumir la responsabilidad de sus ac­ciones, pensamientos y actitudes, consciente de cómo las elecciones personales afectan el sistema energético y las conexiones energéticas con los demás y con la propia fuerza vital.
  • Activar el poder del yo despierto,  su poder personal pudiendo fluir con el proceso  evolutivo de consciencia.  Autoestima, dignidad, integridad
  • Comprender las dinámicas de la enfermedad y los principios que rigen los procesos evolutivos  y de bioReconexion
  • Ejercitar el pensamiento cíclico y  el método de interrogación profunda
  • Asumir el poder simbólico: nos permite ver más allá del significado físico de los acontecimientos y contem­plarlos como oportunidades divinas para el desarro­llo de nuestra conciencia.
  • Descubrir el sentido oculto de crecimiento que toda situación o acontecimiento tiene. En algunos casos, esto significa simplemen­te confiar en que existe una razón positiva para lo que ha ocurrido, y que, en el debido momento, se le revelará el sig­nificado.
  • Recibir orientación: es la capacidad que entregarse a recibir orientaciones específicas por parte de su Alma Superior. La inteligencia Divina en acción
  • Diseñar escalas de metas realistas, basadas en su propia autodirección y revelación
  • Desarrollar capacidad de focalización: disciplina y practica, al servicio del anclaje y sostenimiento de nuevos códigos energéticos.
  • Proteger y custodiar los nuevos códigos a través de pequeñas posible y tangibles acciones hasta se  cimenten.
  • Practicar la gratitud, la oración integral y el limite saludable
  • Analizar Mitos de la Curación