Organizaciones con Alma

-Proximamente-

Retiro y convivencia: Gestionando el Alma Organizacional

Retiro destinado a empresas que busquen resultados con un mínimo de esfuerzo.

Dictado por: José Víctor Núñez Urrea y María Beatriz Coria Mariel.

ORGANIZACIONES CON ALMA

  1. El concepto de “Alma”

Todas las oposiciones de mente y cuerpo, de materia y alma, de espíritu y carne, tienen su origen fundamentalmente en el temor de lo que la vida nos puede deparar.

John Dewey

 

El concepto deAlma se puede aplicar a los seres vivos en general (plantas y animales) como un principio constitutivo. También se usa este concepto en una acepción más específica referido a los seres humanos; en este segundo caso, según muchas tradiciones religiosas y filosóficas, el alma sería el componente espiritual de los seres humanos.  A lo largo de la historia,  el concepto “alma” pasó por diversos intentos de explicación.

Existen dos escuelas de pensamiento respecto al estudio de la parte invisible del ser humano, los “Tricotomitas” y los “Dicotomitas”. Estos últimos estos creen que el ser humano está compuesto por dos partes Espíritu/Alma y Cuerpo, donde las palabras espíritu y alma son usadas para hacer referencia a la misma cosa.

Platón fue uno de los primeros dicotomistas que  consideraban el alma como la dimensión más importante del ser humano,  concibiéndola  como una sustancia  compuesta de lo idéntico y lo diverso y utilizada entonces para crear el alma cósmica y los demás astros dejando que los dioses inferiores crearan dos almas mortales: la pasional, que reside en el tórax, y la apetitiva, que reside en el abdomen. Por encima de las dos estaría el alma racional, que encontraría su lugar en la cabeza.

Aristótelespor su lado definió la Psyche como “forma específica de un cuerpo natural que en potencia tiene vida” y también la entiende como “la esencia de tal tipo de cuerpo”. La forma o esencia es lo que hace que un ente sea lo que es. Por esto entiende que el alma es lo que define a un cuerpo natural o, dicho de otro modo, el alma configura la materia en un cuerpo natural organizado.Alma y cuerpo no son separables en el viviente. Para este filósofo el alma incorporaría el principio vital o esencia interna de cada uno de los seres vivos, gracias a la cual éstos tienen una determinada identidad, no explicable a partir de la realidad material de sus partes.El alma la define también como “la entelequia primera de un cuerpo natural que en potencia tiene vida”; con ello indica que el alma es entelequia o acto primero del cuerpo vivo y alma y cuerpo están unidos simultáneamente. Pero al ser el alma el acto primero puede decirse que ésta tiene prioridad sobre el cuerpo. No es primera en el tiempo, pero sí en importancia. Es la primera acción de donde surgen las facultades y potencias del viviente. Aristóteles señala, finalmente, que podrían darse operaciones del alma que no dependieran de cuerpo alguno.

La visión dualista que se desprende de la perspectiva de Platón muestra un cierto  desprecio de las realidades físicas, del cuerpo humano y de la sexualidad entre otras cosas. Se imagina el alma como algo independiente, parte de lo divino y de lo bueno, contenida en un cuerpo material del cual le urge liberarse. Este monismo aristotélicopermite entender al ser humano como una unidad conformada de cuerpo y alma dando el justo valor al cuerpo al no entenderlo como la prisión del alma (como hacía Platón), sino como parte esencial de lo que es el hombre.

Tomás de Aquino, basándose en Aristóteles más que en Platón, sostiene que todos los seres del mundo físico tienen materiay una forma sustancial  que son inseparables, de modo que no tienen existencia independiente y describe al ser humano como una parte material (su cuerpo) y, por otra, una no material (su alma espiritual) por lo que,estando inmerso en lo material y obedeciendo a las leyes básicas de espacio y tiempo, puede  ir más allá del espacio y del tiempo con su razón al planificar el futuro o disponer los arreglos sobre unespacio existente en su vida diaria.

PosteriormenteEl pensamiento occidental insistió en el dualismo entre cuerpo y alma:

Descartes define alma como cosa pensante opuesta a cosa “extensa”

Espinoza habla del alma como atributo y modo de la substancia divina.

Leibniz la llama mónada cerrada en sí misma.

Kant la califica de imposibilidad de aprehender lo absoluto.

Hegel dice que el alma es el auto desarrollo de la idea.

Nietzsche, invención y ente imaginario del común de la gente, que ayuda a fortalecer las creencias de la existencia de un dios o más específicamente de “Dios”.

Freud, como diferencia entre el “yo” y el “súper-yo”.

Jaspers la define como “existencialidad”.

la teología cristiana yprincipalmente, bajo la inspiración de la Bibliagenera una serie de afirmaciones en forma de dogmas:

  • El hombre tiene una sola alma
  • El alma existe en cada hombre como individualmente distinta y es inmortal en esta diversidad individual.[]
  • El alma es forma corporis por sí misma.
  • El alma puede tener la visión plena de Dios, sólo después de la muerte.
  • El alma es creada e infundida inmediatamente por Dios en el momento de la concepción.
  • El alma no pertenece a la substancia divina.
  • El alma no lleva una existencia pre-corporal.
  • El alma no tiene un origen material
  • Ella constituye el principio vital del hombre.
  • Es superior al cuerpo.
  • Su espiritualidad puede ser demostrada.

El Concilio Vaticano II supera el esquema alma-cuerpo y habla de persona: “El hombre es uno en cuerpo y alma y transciende en su interioridad la totalidad de las cosas…”

[]En otras culturas como la asiática, la africana, y la americana, encontramos un concepto Alma analógicamente similar al concepto desarrollado por las religiones del grupo judeo-cristiano (incluyendo el Islam) y la filosofía europea.

Desde el punto de vista védico o veda, el alma es el Ser, que por naturaleza es eterno (sin nacimiento ni muerte o sin principio ni fin) de substancia diferente a la del cuerpo físico y que posee conciencia propia. Desde este punto de vista, la ciencia material o la que estudia los fenómenos físicos o materiales, es limitada porque no puede estudiar fenómenos espirituales ya que su naturaleza es diferente a la física.

Desde la perspectiva del budismo, una de las tres marcas de la existencia, “Anātman”, es la “Insustancialidad de las cosas” en ninguna parte de sus escrituras se habla de una esencia intrínseca del ser o algo interior con lo cual conectarse. A un nivel filosófico la naturaleza indestructible es la vacuidad de las cosas, lo cual es completamente distinto alos conceptos de alma, Ser, etc. que se consideran propios del ego y de la confusión de la mente.  El budismo enseña que todas las cosas son cambiantes en un constante estado de flujo. Todo es pasajero y no existe algo perenne. El concepto  de. Anātman expresa precisamente  la idea budista de continuo cambio y, por eso, creer en un “Yo” permanente es la fuente de los conflictos humanos y de los deseos mundanos.

Buda, que es uno de los representantes de la cultura hindú, habla que para salvar el alma hay que alcanzar el estado del nirvana que es el estado más alto de armonía. La meditación ayuda a purificar el alma y la alimentación es muy importante para alcanzar el nirvana ya que la vida es sagrada, también teniendo una vida de santidad por ejemplo no cometer actos impuros que puedan afectar el alma y aprender a controlar los vicios o las malas influencias que es la que daña la comunicación con Dios.

En otro orden de cosas, el trabajo realizado por el Dr. Duncan McDougal, quien a comienzo del siglo XX realizó una serie de experimentos para probar la pérdida de peso provocada supuestamente por la partida del alma del cuerpo, al morir. McDougal pesó pacientes moribundos y perros que él mismo envenenó en intentos por probar que el alma es tangible, material y por ende mensurable. Estos experimentos difícilmente puedan ser considerados científicos y sus resultados fueron muy variables,  a pesar de lo cual quedó instalada en la cultura popular la idea de que los 21 gramos representaba la medida de la masa del alma.

En cuanto a los  Tricotomitas, distinguen  entre el Alma y el Espíritu estableciendo que el Espíritu es aquella parte del ser humano que tiene la capacidad de comunicarse con Dios sin ninguna intervención de la razón o el entendimiento. Los maestros Tricotomitas sostienen la idea de que “el hombre es un espíritu que posee un alma y vive en un cuerpo”. De esta manera si el ser humano es tripartito, entonces lo que sucede en el alma puede ser conocido por el espíritu pero no lo opuesto.

WatchmanNee (1930-1972) escribió, “que el cuerpo es la cobertura externa del hombre es indudablemente correcto, pero la Biblia nunca confunde el espíritu y el alma como si fueran una misma cosa. No son solamente estos distintos términos; si no que la misma naturaleza difiere entre uno y otro”.Para este pensador “…el alma es la expresión de la personalidad. La voluntad, intelecto y emociones del hombre están ahí… Los elementos que nos hacen humanos están en el alma. Intelecto, pensamiento, ideales, amor, emoción, discernimiento, decisión, selección, etc. son experiencias del alma”

En cuanto al espíritu, Nee escribe, “…toda comunicación de Dios con el hombre ocurre allí” y apunta que el Espíritu tiene tres funciones primarias: ‘Conciencia’, ‘intuición’ y ‘comunión’ y agrega:

“La conciencia es el órgano que discierne y distingue entre lo bueno y lo malo, pero, no a través de la influencia del conocimiento que está en la mente sino por un juicio directo y espontáneo…”

La Intuición es el órgano de sensación del espíritu humano… ese conocimiento que viene a nosotros sin ninguna ayuda de la mente, emoción o voluntad, viene intuitivamente…”

La Comunión es adoración a Dios. Los órganos del alma son incompetentes para adorar a Dios, que no es posible aprehender por nuestros pensamientos, sentimientos o intenciones porque Él puede solo ser conocido directamente por nuestros espíritus…”

Los Dicotomitas objetan a esta supuesta relación con Dios en la cual el intelecto de la persona no está involucrado y lo cual llevaría a una relación sin fundamento basado en conocimiento ya que todo ocurre en el ámbito espiritual, de forma espontánea y sin ser procesado por la mente.

Resulta difícil llegar a concluir si el ser humano está compuesto por dos o por tres partes. Pero no estamos solos, como me escribió el Sr. Gary Zeolla:

“San Agustín trató de llegar a una decisión al respecto y no pudo. Por lo tanto, si una mente tan grande como la de San Agustín no pudo resolver esto, no se sienta mal si usted no puede!”Que Dios nos ayude a buscar y encontrar la verdad. ¡Amen!

Como conclusión preliminar podemos decir que el Alma de una persona la podemos entender como la energía o la esencia con la que venimos al mundo, y que viene al mundo a través de nosotros. Esa energía se expresa a través de nuestro cuerpo y de nuestras interacciones con los sistemas en los que nos desenvolvemos. Por tanto, más que una dimensión humana a ser objetivaday separada, el Alma es nuestra expresión como seres conectados.

Como tal, el Alma está atenta a visualizar las oportunidades de crecimiento y de  responder más proactivamente a las condiciones externas. Nos dispone a aprovechar nuestras mejores capacidades de gestión de nuestra energía, de nuestra inteligencia emocional, y de nuestra inteligencia espiritual.  En este sentido podemos asumir mejor la admonición bíblica que “somos hechos a imagen y semejanza…” en la medida que nuestros propósitos estén  orientados hacia la creación en el mundo a través de nosotros y más allá de nosotros.Claramente ambos aspectos son necesarios para una vida saludable y exitosa, también la de las organizaciones.

 

 

 

 

  1. El “Alma” de la Organización

El alma se tiñe del color de sus pensamientos. Piensa sólo en aquellas cosas que están en línea con tus principios y que puedan ver la luz del día…Día a día, lo que eliges, lo que piensas, y lo que haces, es en lo que te conviertes. Tu integridad es tu destino… es la luz que guía tu camino.

Heráclito

La gestión organizacional es el proceso mediante el cual se diseña y mantiene un ambiente en el cual un grupo de personas se encuentra trabajando para el alcance de las metas predispuestas.Consiste en darle forma, de una manera consistente a los diferentes tipos de organizaciones ya sean estas lucrativas o no.

La estructura de una organización varía según sus objetivos y complejidad de sus operaciones y tradicionalmente se suele diferenciar los roles internos en “operativos” que son las personas que trabajan directamente en un puesto o actividad y no tienen responsabilidad de supervisar el trabajo de otros empleados y “administradores”que son las personas que dirigen las actividades de otras gentes.

El número y tipo de unidades organizacionales varía según las necesidades de la organización, siendo las típicas en el caso de las empresas, las dedicadas a la producción, al marketing, a las finanzas, a los recursos humanos y al desarrollo.

La organización posmoderna hace su aparición en el escenario del mundo contemporáneo caracterizado por una crisis de valores y de enormes dificultades para configurar y estabilizar las identidades.

Hoy emergen nuevos retos y paradigmas que replantean las reglas del comportamiento desde la tendencia a rechazar todo tipo de orden preestablecido y a aceptar simultáneamente las afirmaciones de la razón y la ciencia como verdades absolutas. Como consecuencia de ello destacan la aparición de un cierto relativismo y de un mundo en el que todo se vale.

El aparente rompimiento con las creencias y prácticas del mundo moderno crea la necesidad de imaginar la creación de un nuevo modelo de organización que ayude a eliminar las viejas prácticas del modelo económico-instrumentalista, que eliminó de sus objetivos, entre otras cosas,  el fomento de la moral y de los valores humanos.

Organizaciones hechas a la medida de las personas(empresas, asociaciones, sindicatos, partidos políticos uONG’s) flexibles y transparentes, sostenidas en estructuras abiertas y participativas, en las que todos tienen la oportunidad de participar, de aportar lo mejor de sí mismos para generar valor humano, económico y social. Organizaciones en las que podemos compartir el conocimiento para construir, entre todos, la Inteligencia Colectiva. Organizaciones, en fin, en las que nos divertimos, nos apasionamos, y en las que somos capaces de desplegar todo nuestro talento y toda nuestra creatividad.

Desde luego, la  mayor parte de las organizaciones están muy lejos de cumplir estos requisitos. Son opacas, burocráticas, inflexibles y jerárquicas. Basan su funcionamiento en el tradicional “ordeno y mando”, por lo que la información sólo fluye de arriba abajo, y las decisiones se toman en la cúspide de la pirámide. Para éstas sigue siendo válida  la metáfora de la máquina, es decir como un sistema trivial (sólo hace lo que su diseño original le permite hacer y su operar no incluye aprendizajes nuevos), y lo que es peor: son organizaciones mortalmente aburridas, capaces de acabar con la pasión y la creatividad de nuestros colaboradores.

Al imaginar un nuevo tipo de organización, no pensamos esencialmente a la dimensión tecnológica, a un cambio que va mucho más allá. Se trata de adoptar una nueva visión del mundo y construir nuevas organizaciones ágiles, abiertas y flexibles, en las que la innovación y el liderazgo sean un trabajo compartido por todos. Sólo incorporando la innovación a su funcionamiento diario podrán reaccionar con rapidez frente a los cambios, y serán capaces de subsistir de manera  sostenible en mercados como los actuales, abiertos y globalizados, sin apenas barreras de entrada. Sólo creando organizaciones más abiertas y humanas, más participativas, se puede conseguir que los colaboradores liberen todo su talento y su creatividad.

  1. La Organización con alma

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento, porque no estás solo(a), ¡porque yo te quiero!

 

Mario Benedetti

 

La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos.

Mahatma Gandhi

 

Las nuevas exigencias de transparencia están provocando el desplome de muchas organizaciones -económicas, sociales y políticas- incapaces de adaptar sus estructuras cerradas y opacas. La transparencia consiste en asumir que hoy todo se sabe, que hoy todo está a la vista, y que ya no tiene sentido ocultar y dosificar la información, y mucho menos escondernos en los despachos de una organización opaca. Las nuevas tecnologías de la comunicación y las redes sociales hacen que los clientes, los usuarios y los ciudadanos accedan atoda la información que requieren, y eso, junto con propiciar mercados más eficientes, también ayudará a crear organizaciones más eficientes, más justas y sostenibles.

La eficiencia y la escalabilidad siguen siendo importantes, es verdad; pero en el escenario actual ya no ocupan un espacio central a la hora de crear valor. Hoy, la clave está en eficacia estructural derivada del compartir conocimientos y, principalmente de la efectividad organizacional para definir y aplicar los cambios necesarios para sobrevivir en el largo plazo. Esto implica que las tendencias que marcarán el futuro de las organizaciones son la agilidad, la colaboración, la transparencia, la autenticidad, y la creatividad de las personas.

El modelo económico y social dominante en el mundo empresarial tampoco escapa al peso de una tradición del management cuyos principios fueron ideados hace más de 100 años, para dar respuesta a las necesidades de la Era Industrial.  El hecho es que se sigue haciendo énfasis en el trabajo y el capital como base de la creación de valor, sobre todo desde que el modelo capitalista neo liberal fuese el dominante en el proceso de globalización de los años 80’s: un ejemplo claro es el surgimiento del concepto de “capital humano” para referirse a las personas.

En una crisis tan profunda como la que estamos viviendo, los cambios no pueden esperar. La situación  exige avanzar hacia un nuevo modelo de organización. La parálisis, la tentación de quedarse sentado, esperando a ver qué pasa, es una de las principales amenazas para el cambio necesario y urgente.

Para ello, las tecnologías de la comunicación y la información se constituyen, ahora mismo, en nuevas herramientas para la construcción de las organizaciones, en la medida que facilitan la transparencia y la participación, pero, sobre todo, porque las plataformas IP se orientan cada vez más hacia la formación y articulación de comunidades laborales abiertas e inclusivas.

Si bien hoy están disponibles muchas herramientas en lasWeb’s Sociales, lo verdaderamente crítico es el cambio de la visión y las formas de pensar, de ver y de entender el mundo. De hecho, se suele decir que éste es el reto más difícil, porque los esquemas mentales tradicionales no sueltan tan fácilmente el comportamiento de quienes los profesan. Probablemente en esta tarea se juegue esencialmente el liderazgo del futuro: es el que se necesita para construir organizaciones hechas a la medida de las personas, más adaptativas, más ágiles, participativas, abiertas, transparentes, verdaderamente centradas en las personas y en definitiva más proclives a valorar el talento femenino. El liderazgo que requieren las empresas con alma tiene que ver con la capacidad de comprender a los demás, de conectar emocionalmente, de persuadir, argumentar y convencer. Estas son habilidades predominantes en el lado derecho nuestro cerebro, de ahí que la diversidad de genero sea hoy en día un imperativo para la innovación y una prioridad estratégica para las organizaciones.

Entendemos que una Organización  con Alma es aquella capaz de inspirar a sus colaboradores, clientes y proveedores a comprometerse con un proyecto común que les permite aportar lo mejor de su conocimiento y capacidades. Esto se convierte en una ventaja competitiva en un mercado cada vez más exigente, donde de todos es sabido que las personas comprometidas son la clave para incrementar la productividad y mejorar los resultados de las empresas.

Y esto, de una forma sencilla define lo que para nosotros es el alma de una empresa: su esencia, aquello que el da vida y la hace diferente de cualquier otra, siendo esta esencia el motor que provoca interés, generando energía y voluntad en las personas que participan de la empresa para así trabajar, seguir adelante, luchar y comprometerse con ella y sus objetivos. Desarrollar la empresa del siglo XXI donde además de tener unos productos y un negocio competitivo, las personas que trabajan en la empresa se consideran un pilar fundamental para la consecución de estos objetivos y se actúa en consecuencia. Algunos de los valores que caracterizan a las Organizaciones con Alma son, por ejemplo:

LA PASIÓN:Los colaboradores creen en su organización y disfrutan haciendo realidad sus proyectos, solo desde este valor se puede servir con alegría a las organizaciones en las que se trabaja.

EL COMPROMISO: Los resultados de los clientes y proveedores son también una preocupación central de cada colaborador y para apoyarlos ponen a su disposición todos sus  conocimientos, profesionalismo y pasión.

LA FLUIDEZ:Se trabaja de manera fluida y flexible, adaptando los programas y metodologías a las necesidades de los clientes, haciendo de la aplicación práctica y del desarrollo de las competencias a su servicio, una ventaja competitiva, en línea con su compromiso.

EL TESTIMONIO PERSONAL: Sólo se puede  colaborar en el desarrollo de las Organizaciones con Alma cuando cada uno es un ejemplo de orientación y respeto a las personas como foco de su trabajo, pasión y compromiso.

El profesor Fernández Aguado muestra en su libro “El Alma de las Organizaciones”, cómo la presencia de Alma en las organizaciones determina el futuro de las mismas, y éstas,   al igual que todo ser vivo, subsisten en la medida que transmiten el contenido de sus valores essenciales. A la inversa, aquéllas que desprecian los sentimientos y los estados de ánimo, se tornan inhumanas y acaban por hundirse. El Alma de una organización, proporciona unidad interna, sentimientos de pertenencia, disposición de lucha y a la superación de los colaboradores y debe formar parte de la Propuesta de Valor de una empresapost moderna (del siglo XXI)

Cuando las organizaciones se transforman en feudos o silos que sólo reproducen  prácticas muy conocidas, en el decir de Fernández Aguado, “se impone la mediocridad donde el anti-talento encuentra su perfecto caldo de cultivo”, donde los directivos gobiernan según  sus aspiraciones individuales, y pilotan la nave sin la humildad necesaria para aprender a hacerlo bien, “el alma de su organización habrá perecido de forma silenciosa y sólo quedará un ente enfermizo cuyo destino es sucumbir ante los vaivenes del mercado, la ferocidad de la competencia o  los avatares del destino”.

Muchas iniciativas de cambio organizacional no funcionan porque se utilizan conceptos y herramientas del ámbito instrumental de la organización (Estrategia y Estructura) cuya funcionalidad apunta principalmente a lograr que ésta opere con un Foco claro, pero sin tocar los aspectos que se refieren al Sentidode su quehacer (Cultura y Visión), que es donde se genera de verdad los cambios sustentables.

Sin embargo, así como al igual que las personas, las organizaciones tienen Alma, también tienen Ego que es la dimensión en la que, con mucha frecuencia, se amasan las ambiciones de una compañía,  lo cual, a la larga o a la corta, generan desequilibrios entre estas ambiciones y las aspiraciones coherentes con los valores constitutivos del Alma de dicha Compañía.